ATENCIÓN :" “Te interesan los temas que desarrollamos, unite a seguidores de bloggofilia".

jueves, 21 de junio de 2012

LA HISTORIA DE SIAM



LA PARÁBOLA DEL ESPLENDOR Y EL OCASO DE LA INDUSTRIA ARGENTINA

siam argentina industria nacional extranjeros italianos fabrica produccionA los 18 años, Torcuato Di Tella, preguntó a su amigo mecánico, Guido Allegrucci: “¿Puede usted fabricar una máquina amasadora de pan superior a las importadas?” La formulación no era inocente. Corría 1910 y la idea del joven era aprovechar las perspectivas abiertas por una ordenanza municipal que prohibía el amasado a mano. El cumplimiento de la misma significaba que las panaderías de Buenos Aires necesitarían 700 máquinas.
La respuesta de su compañero fue afirmativa y juntos formaron una sociedad que, en 1910 y en plena etapa del modelo agroexportador argentino, patentó la primera máquina de amasar pan bautizada SIAM (Sección Industrial Amasadoras Mecánicas). El producto fue un éxito.
La empresa se dedicó inmediatamente a fabricar una máquina de amasar, y expandió su línea de producción a otras máquinas para la industria panadera y bombas de nafta.
En 1926, Torcuato Di Tella pasó a ser propietario único de la compañía, que se convirtió en Sociedad de Responsabilidad Limitada en 1928, cambiando su nombre a Sociedad Industrial Americana Maquinarias Di Tella Limitada o, como abreviatura, SIAM Di Tella
El éxito de la empresa alentó a sus dueños a expandir la actividad hacia otras áreas productivas. De esta manera fabrican más tarde las exitosas heladeras eléctricas Siam. En los años cincuenta mediante un acuerdo con la firma italiana “Lambretta” comienza la fabricación en Argentina de sus motonetas, conocidas aquí como “Siambretta”.
SIAM Di Tella fue la primera en producir ciertos artículos para la industria y el comercio, tales como diversos tipos de bombas (inclusive bombas para la extracción de petróleo), motores y artefactos domésticos como heladeras y ventiladores.
Su logro más impresionante fue la producción del automóvil modelo Di Tella 150014.
La empresa Di Tella se estableció luego de la masiva ola de inmigración a la Argentina que tuvo lugar en la segunda mitad del siglo XIX y hasta la Primera Guerra Mundial.
La mayoría de los inmigrantes provenían de la Europa meridional, y el grupo predominante lo constituían los italianos.
Aunque la política inmigratoria argentina favorecía la colonización agrícola, parte de los inmigrantes se establecieron en la capital y ciudades vecinas, y contribuyeron al desarrollo de la industria en el país.


No es ninguna casualidad, por lo tanto, que el período de inmigración coincida con los comienzos del desarrollo industrial de la Argentina15.
Durante la Primera Guerra Mundial, Argentina cesó de importar productos metalúrgicos, desarrollándose gradualmente una industria local.
Una vez concluida la guerra, dicha industria se vio en la necesidad de competir tanto con la renovación de la importación como con empresas establecidas en el país bajo los auspicios de firmas internacionales como John Paton, Good Year, Ford, General Motors, etc.
De hecho, hasta la Segunda Guerra Mundial, el gobierno argentino brindó su apoyo exclusivamente a empresas basadas en la producción agrícola tradicional.
Recién durante y después del conflicto, se comenzó a fomentar la industria local, como parte del proceso de creciente urbanización de la economía, sobre todo en torno a la capital, Buenos Aires.
Este proceso recibió particular estímulo con el ascenso al poder de Juan Domingo Perón, en 1946.
En 1959, su integración al Régimen de Promoción Automotriz, le permite producir bajo licencia modelos de la British Motors Corporation. Se crea entonces Siam Di Tella Automotores S.A.El auto elegido para iniciar la producción local fue el Austin A-60, denominado en Argentina Di Tella 1500.
En el año 1948, a los 56 años, Di Tella fallece repentinamente, y deja un emporio industrial de grandes dimensiones para la Argentina. También deja un hueco de conducción. Él había insistido a sus dos hijos, Guido y Torcuato, para que fueran ingenieros y se hicieran cargo de la fábrica. Los dos se recibieron de ingenieros, pero ninguno de los dos quiso dedicarse a la empresa. Desde ese momento ésta comienza a tener problemas de gestión. A esto se agregó que la demanda del Estado se volvió errática. Un plan de desarrollo eléctrico de Frondizi motiva la decisión de montar una fábrica de grandes transformadores y equipos eléctricos. Pero el plan no se realizó y la planta quedó sobredimensionada. En ese momento comienzan a aparecer problemas de sobreinversión. Luego comienzan a fabricar autos con tecnología inglesa, lo cual era muy arriesgado porque debían competir con gigantes como General Motors o Ford. Los autos son muy bien recibidos por el mercado. Pero cuando llegó el momento de afrontar el cambio de modelo, para lo cual se necesitaba capital, Siam tuvo dificultades porque ya tenía algunas fábricas trabajando a bajo ritmo. Decidió endeudarse con el Estado en dos formas, por créditos pedidos al Banco Nacional de Desarrollo y dejando de pagar impuestos. Como no recuperó capacidad de pago, en los años 70, los dueños de la empresa comienzan a darle al Banco Nacional de Desarrollo acciones de la empresa a cambio del pago de los créditos. Y en un par de años, el Estado se convierte en el dueño de Siam Di Tella. Pasa toda la crisis del 81-82 y llega el gobierno democrático de Raúl Alfonsín, que decide venderla. La va vendiendo por partes a distintos grupos empresarios a partir de 1986. Esta opción no da resultado porque la crisis económica se acentúa y porque se potenció con el régimen de convertibilidad de los 90, que afecta a toda la industria nacional. En esas condiciones, una empresa tan golpeada no podía competir, por lo cual se van cerrando prácticamente todas las plantas de Siam. La gran planta de maquinaria pesada para equipo eléctrico cerró; otras plantas también fueron cerradas y loteadas.
En la década de los 60 llegó a ser la industria metalmecánica más grande de América Latina con casi 15 mil empleados. La historia de SIAM y su fundador, Torcuato Di Tella es una parábola del esplendor y el ocaso de la industria argentina

ALGUNOS DE LOS PRODUCTOS FABRICADOS POR SIAM


siam argentina industria nacional extranjeros italianos fabrica produccion


siam argentina industria nacional extranjeros italianos fabrica produccion



ANTES Y DESPUÉS DE LA FÁBRICA SIAM EN VILLA DIAMANTE - AVELLANEDA



siam argentina industria nacional extranjeros italianos fabrica produccion
siam argentina industria nacional extranjeros italianos fabrica produccion
























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada